Existen dos tipos de colesterol que pueden encontrarse en diferentes cantidades en nuestro organismo. Uno de ellos es el HDL, el cual se considera bueno, es decir, que no ocasiona perjuicios a nuestra salud, el otro es el LDL, considerado malo, por lo que sus niveles deben mantenerse controlados para evitar enfermedades del corazón y otras afecciones que pueden poner en riesgo la salud.

A continuación, hablaremos más a fondo de cada uno de ellos.

Colesterol HDL

Como lo mencionamos en un principio, este tipo de colesterol es bueno, y por lo tanto no daña nuestro organismo, de hecho, nos protege contra un derrame cerebral y ataques cardíacos. Además, este tipo de colesterol ayuda también a eliminar una parte del colesterol LDL con el objetivo de preservar nuestra salud.

Colesterol LDL

Este tipo de colesterol es considerado malo porque repercute directamente en la salud del corazón, lo que sucede es que las arterias comienzan a estrecharse impidiendo el paso libre de la sangre, lo que con el tiempo puede ocasionar enfermedades cardiovasculares y ataques cardíacos.

Para evitar altos niveles de colesterol malo en la sangre y niveles adecuados del bueno, la solución es llevar un estilo de vida saludable, lo que por supuesto incluye una sana y equilibrada alimentación, así como actividad física regular, lo que ayuda también a prevenir muchos otros padecimientos que pueden poner en riesgo la salud.

El texto aquí plasmado es meramente informativo, cuando se tratan cuestiones de salud, es indispensable buscar atención médica profesional.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *