La hipertensión no es curable

La presión arterial alta, conocida también como hipertensión, es el momento en el que las mediciones de presión llegan a marcar 140/90 debido a que la sangre es bombeada hacia las arterias con mayor fuerza.

 Se trata de una enfermedad asintomática, es decir, que no presenta síntomas evidentes por lo que puede ser diagnosticada cuando el paciente tiene ya algún tiempo viviendo con ella.

No obstante, se trata de una enfermedad crónica que no tiene cura pero la cual es posible controlar con tratamientos médicos y cambios en el estilo de vida. Si la hipertensión no se controla es posible que el paciente viva eventos médicos como accidente cerebrovascular, ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca, enfermedad renal o muerte prematura.

Tratamiento

Un especialista en enfermedades cardiovasculares diseñará un tratamiento acorde a las necesidades del paciente, quien deberá mantener el apego a dicho tratamiento para poder llevar un buen control de su enfermedad.

No obstante, también es necesario aplicar cambios en el estilo de vida como:

  • Reducir el consumo de sal y alcohol.
  • Llevar una dieta saludable poniendo atención en la cantidad de potasio y fibra.
  • Beber agua.
  • Mantener un peso saludable.
  • Realizar actividad física.
  • Tener un buen control de estrés.
  • No fumar.

Recuerde siempre acudir al médico y no automedicarse.

(Fuente: MedlinePlus)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *