Evita la comida emocional

Comer es una manera de suprimir o calmar el enojo, la ansiedad, el aburrimiento, la tristeza y la soledad. Para mantener el ánimo lejos de la comida, sigue estos consejos:

Aprende a reconocer el hambre verdadera.

Si apenas comiste y tu estómago no hace ruido, probablemente no tengas hambre. Tómate unos minutos para que pase el antojo.

Conoce sus factores desencadenantes.

Durante varios días, escribe lo que comes, cuánto comes y cuándo lo haces, cómo te sientes y qué tan hambriento estás. Después de un tiempo, verás cuáles son tus hábitos negativos y los factores desencadenantes que debes evitar.

Busca consuelo en otra parte.

Cuando sientas que mereces esa barra de chocolate, ve a caminar o llama a un amigo.

Come bien.

Si no estás obteniendo suficientes calorías para satisfacer tus necesidades de energía, puedes tener mayores probabilidades de caer en la comida emocional.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *